Saltar al contenido
Mundo Ángeles

Los Ángeles, los más cercanos a los humanos

Angeles y los humanos

Los ángeles que han sido designados por Dios o la Fuente, como queramos llamarlo, para acompañar a los humanos con la misión de guiarlos a través de los tiempos y procurar que este cumpla su propósito de vida y se sienta pleno y en paz. Los Ángeles no están aquí para juzgarnos. La creencia en los Ángeles encuentra fijada en distintos libros sagrados, como la cristiana, la hebrea y el Corán. Importante señalar que a pesar de su naturaleza “terrenal” estos seres celestiales no comparten la descripción de ángeles caídos como sus contrapartes demoníacas, ya que es su designio divino estar como regentes de las almas.

En la antigüedad los ángeles guardianes o también llamados ángeles custodio formaron parte de la creencia de las civilizaciones babilónicas donde Naboposolar monarca babilónico padre del más famoso rey de la historia de babilonia, Nabucodonosor, expresaba que se le había enviado una entidad celestial que obró por él y le permitió salir bien librado en todo lo que hacía. Y en el imperio asirio donde un antiguo monumento de ángel guardián adornaba un palacio, estructura que hoy yace en el Museo Británico, siendo este mucho más antiguas al nacimiento de Cristo.

La primera descripción teórica de los ángeles se encuentra entre los siglos IV y V; y fueron realizados por el teólogo Pseudo Dionisio, quien redactó en su obra Las jerarquías celestes los distintos tipos de ángeles y las funciones que estos realizaban, convirtiéndose en el primer tratado de angelología.

Dentro de la mencionada jerarquía los ángeles se encuentran en la tercera fila, en teoría el rango más “alejado” de Dios en la escala funcional de las divinidades, comparten espacio con los principados, encargados de velar por los asuntos político-territoriales de los humanos; los arcángeles principales obradores de Dios, quienes según se describen no tienen diferencias más allá de la labor que realizan, sin embargo el más conocido en la teología cristiana es el Arcángel Miguel quien es descrito como ángel guerrero, quien frustró los planes de Lucifer y defensor de los creyentes de Dios antes los males del demonio.

En el siglo XIII tres famosos teólogos Alberto Magno, santo Tomás de Aquino y san Pedro Damián, generaban casi en simultáneo la idea de que incluso luego de cometer un pecado el ángel no abandonaba al hombre sino que lo guiaba al arrepentimiento para reconciliarse con Dios, una creencia que veremos a continuación dista de la filosofía principal del islam.