Saltar al contenido
Mundo Ángeles

El Ángel custodio o Ángel de la guarda

Angel de la guarda

Este es un tipo especial de ángel que también se encuentra en las creencias cristianas, cuya función es la de guiarnos y protegernos, así como hacer que cumplamos con nuestra misión de vida. Podemos llamarle Ángel de la guarda, custodio, guardián, guía espiritual, guía superior… Todos estos nombres hacen referencia al mismo tipo de entidad. Es un ser superior designado por la misma fuente para que podamos cumplir con los objetivos de aprendizaje y desarrollo espiritual de nuestra vida para protegernos del mal a cada uno de nosotros, de manera que puedan guiarnos y apartarnos del peligro físico y espiritual a lo largo de la vida.

Existe un ángel guardián para cada uno de nosotros, y nos acompaña desde el momento en el que nacemos hasta el momento morir; es el primero a quien debemos rogar por auxilio y el que se encarga de esos momentos donde damos gracias a Dios o a la fuente porque no nos ocurrió un mal (o no fue peor).

Los Ángeles no pueden intervenir en nuestra vida si nosotros no se lo pedimos, ya que ellos deben respetar nuestro libre albedrío. Ellos nos acompañan y están a nuestro lado en todo momento deseando que le pidamos ayuda y contemos con ellos. Puedes hablarles como si de un amigo invisible se tratara. Si lo deseas puedes pedirle que te envíe alguna señal de su presencia o se comunique contigo en sueños. Los Ángeles dejan muchas señales en nuestra vida, solo hay que estar un poco receptivo y seguro que sientes su presencia a tu lado.

Historia de los Ángeles como protectores de la Humanidad

La historia del Ángel de la guarda y de los ángeles en general data de la antigüedad humana, siendo de los registros más ancestrales que se tiene en términos teológicos, ya que sin importar el enfoque místico o religioso que se investigue, estos seres están asociados a la creación del Universo y son acompañantes fieles de Dios en el proceso de la vida y muerte de todo y todos en la historia.

La palabra Ángel proviene del latín ángelus y del griego angelo, sus significados son diversos, pero básicamente son “enviados” o también “mensajeros de Dios”, incluso algunos teóricos asocian el término griego daimones que irónicamente tiene una relación directa con la palabra demonio, sin embargo entendiendo igual la naturaleza de divinidad que tienen estos seres y cómo algunos incluso nacieron como ángeles para luego descender a la tierra como demonios, el más famoso ejemplo, Lucifer, quien se convertiría en posterior en regente del inframundo en la teología cristiana.

Otro de los orígenes de la palabra ángeles puede encontrarse en el sánscrito, idioma antiguo de la india que describía angeres, para referirse a seres celestiales y divinos; e igualmente angaros para hacer referencia a mensajero, como una de las características más comúnmente asociada a ellos. En hebreo malakl es igualmente utilizada para describir a los ángeles y su significado directo es mensajero.

Por lo que se entiende que en distintas culturas los ángeles funcionan como puentes entre los humanos y Dios o la divinidad, a pesar de ser descritos como mensajeros no sólo llevan mensajes sino también fungen como protectores de la humanidad, por lo que buscan guiar y acompañar a los humanos por el sendero del bien y facilitar su ascenso al paraíso.

Angel de la guarda

El día del ángel guardián

Durante siglos luego de la incorporación a la creencia popular de la existencia de ángeles custodios, estos pasaron a ser venerados en España desde el siglo V en conjunto con el día del arcángel Miguel, el 29 de septiembre, Inglaterra comienza a celebrar esta fecha a partir del año 800, sin embargo esta fecha fue cambiada posteriormente. En el siglo XVI el papa León X, fue quien instauró la doctrina de la creencia del ángel de la guarda como parte de la base de la iglesia, ya para el siglo siguiente el papa Clemente X, designa el 2 de octubre como día oficial para la celebración de la alabanza al ángel guardián o ángel custodio, siendo este reafirmado y mantenido hasta la actualidad.